Vitamina E y C (diferencia antioxidante)

Como ya sabrás la vitamina E, es uno de mis ingredientes imprescindibles al preparar mis cremas. La vitamina E es un excelente antioxidante, y además del efecto beneficioso que ejerce sobre la piel, ayuda a conservar el producto en mejores condiciones. Sin embargo es posible que también hayas escuchado o leído acerca de las bondades de la vitamina C como antioxidante, y te estarás preguntado ¿Cuál es la diferencia?

Efectivamente, la vitamina C también es un potente antioxidante, pero a diferencia de la vitamina E, es muy inestable, ¿y esto qué quiere decir? Bueno en primer lugar no es lo mismo tomar vitamina C oralmente, que tópicamente. En este segundo caso (que es el que nos ocupa), cabe destacar que al ser inestable, (y a pesar de ser antioxidante), se oxida rápido, o mejor dicho con cierta facilidad. La vitamina C, es muy sensible a la luz, al calor, y por supuesto a la exposición del aire (oxigeno), de ahí su oxidación. En cambio la vitamina E, es un antioxidante altamente estable, resiste bien, la luz, muy bien la temperatura, y aunque el oxigeno también le afecta, lo resiste mucho mejor que la vitamina C. Por este motivo, preparar las cremas con vitamina E, hace que, además de obtener los beneficios para la piel, la acción antioxidante resistente de la vitamina E, consigue que nuestro producto se conserve mejor.

Ahora bien, si de lo que estamos hablando es de preparar una mascarilla, para poner en el momento, o un mini sérum de viaje (es otra cosa), ya que la vitamina C puede hacer maravillas en tu piel. Es buenísima para unificar y aclarar la tez, y también como tratamiento antimanchas. Los tratamientos antimanchas, cuando se realizan con ingredientes fotosensibles, (como es el caso de la vitamina C), te recomiendo realizarlos mejor en invierno, y en todo caso, por la noche, y a la mañana siguiente, limpiar muy bien la piel por si quedan restos, y aplicar protección solar. Como protector solar, va muy bien el betacaroteno, (natural, y muy efectivo). Es importante que recuerdes esto, ya que la vitamina C es sensible a la luz, y esto provoca que si te da el sol, se te acentúen más las manchas… Mientras tengas en cuenta este detalle no hay problema. Además, la vitamina C también ayuda a producir la síntesis de colágeno. ¿Sabes lo que eso significa? Más elasticidad y densidad en tu piel. ¡Wow, una maravilla…! Pero recuerda, debes utilizarla rápido para que no se oxide, lo mejor es aplicarla inmediatamente, y si realizas un preparado: (máximo dos o tres días en un bote opaco).

Un truquito que puedes practicar, es éste: machaca una pastilla de vitamina C y aplícala por la noche mezclada con tu crema habitual. A la mañana siguiente te verás con piel más luminosa.

Más adelante, os dejaré una entrada de cómo hacer una mascarilla facial de alga fresca y vitamina C (especialmente indicada para estimular la producción de colágeno). ¡Una maravilla! Aunque aviso (oleréis a berberecho… Es que las algas frescas es lo que tienen… Todo sea por mantenernos jóvenes, guapas; y sanas… Y ten presentes que,  mis trucos de belleza, no dañan a los animales, no dañan el planeta, y no dañan personas. Es cosmética ética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s