Aceite esencial de Lavanda (las tres lavandas)

El aceite esencial de lavanda, es uno de los más utilizados en aromaterapia y cosmética natural. ¿Por qué? Para empezar es de los pocos aceites que podrás aplicar directamente sobre la piel sin riesgo a que te resulte irritante, (aunque mi consejo si estás empezando es diluirlo en base). Además, es un aceite esencial muy versátil, y combina muy bien con otros aceites esenciales, incluso llega a potenciar las propiedades  de éstos en algunos casos.

Sin embargo, te conviene saber algunos detalles sobre este aceite esencial.

Lo primero, es qué tipo de lavanda estás utilizando. Aquí entramos en el pantanoso terreno de las especies, las subespecies, y los géneros.

De todas las lavandas que existen, (que no te voy a nombrar, pues hay más de 30 variedades), hay tres, que son las más utilizadas, y las que seguramente encontrarás en el mercado. Lavandula angustifolia, Lavandula latifolia y Lavandin. Todas ellas comparten muchas de sus propiedades (tanto cosméticas, como medicinales), sin embargo, también tienen algunas diferencias que te conviene saber. Por ejemplo, el aceite esencial (en adelante a/e) de Lavanda angustifiolia, comparte con el a/e de Lavanda latifolia su propiedad analgésica, aunque el efecto calmante del dolor es más potente esta última. Ésta, es una de las propiedades que comparten ambos a/e. Sin embargo la Lavanda angustifolia, es del género hembra y tiene efecto relajante, mientras que la Lavanda latifolia, es macho y tiene un efecto estimulante. ¿Por qué te cuento todo esto? Imagínate que llegas a casa cansada y con molestias musculares por una mala posición, y tú tan contenta, vas y te haces una friega con a/e de lavanda en la zona dolorida, (que sabes, porque eres muy lista) que es analgésico. Pero mira tú por donde, no sabes que tu lavanda no es la hembra (angustifolia), sino la macho (latifolia). Resultado, te alivia el dolor, pero no pegas ojo por la noche… Ahora bien si tienes una contractura que no te puedes ni mover, echa mano de la latifolia (macho), ya que su poder analgésico es más potente que en la angustifolia (hembra). Porque de todos modos con esos dolores no ibas a dormir muy bien. Como verás aunque la diferencia parece sutil, no lo es en absoluto.

Ahora pasemos a la cosmética. No es lo mismo poner en tu crema a/e de lavanda latifolia y aplicarte tu crema de noche, que angustifolia,,, ambas van a regenerar tu piel, pero seguramente con la lavanda latifolia te cueste más conciliar el sueño, y si aplicas tu crema cada noche (ni te cuento…). Además la latifolia es un alcanfor, y tiene un olor más fuerte y penetrante, para algunas personas incluso desagradable. La lavanda angustifolia en cambio, al ser un éster, tiene un olor mucho más delicado (no quiere decir que únicamente tenga ésteres). No, claro que no, también tiene monoterpenos y sesquiterpenos, pero se considera éster por tener una alta proporción de éstos en su composición química.

Como verás hay diferencias, y aunque su desconocimiento no te va a causar la muerte por envenenamiento. Sí es cierto, que conocerlas, te va a facilitar mucho la vida, sobre todo si eres usuaria habitual de a/e, o estás empezando a experimentar con la lavanda. Cuando estés más familiarizada con ella, no te resultará tan complicado aplicar latifolia a tu crema de día, ¡más activa, más enérgica! y angustifolia a tu crema de noche, (relajante y sedante…) Se cuenta que antiguamente, las abuelas de los pueblos celtas, echaban unas gotas de angustifolia en la almohada de los niños para que durmieran mejor.

En cuanto a reconocerlas por el nombre común. ¡Ni se te ocurra! Siempre hay confusiones con los nombres comunes. Hay quien llama a la angustifolia (espliego) y hay quien le llama a la latifolia (espliego) ¿y eso?, pues eso, que se trata de un nombre común, y la gente “comúnmente” llama a las cosas como cree que se llaman, o como vienen llamándose mayoritariamente en su lugar de origen. En unas zonas de campo la llaman lavanda, en otras espliego, en otras cantueso… (el cantueso es otra variedad de lavanda bastante silvestre: Lavandula stoechas), . Por eso, no hagas caso de nombres comunes, guíate por el nombre oficial, y en todo caso por la composición química.

Hay una tercera lavanda que podrás encontrar en el mercado, el Lavandín, un híbrido que no es otra cosa más que el resultado de las dos anteriores, y por este motivo tiene las propiedades de éstas repartidas, aunque es más alcanforada como la Latifolia (macho).

En la siguiente imagen puedes ver las diferencias entre las tres clases de Lavanda,. Hay que reconocer que para poder diferenciarlas hay que ser muy observadora.

3 lavandas.png

Lavanda Angustifolia (lavanda fina)

Nombre científico: Lavandula angustifolia. Se la conoce también como Lavándula officinalis y, lavanda verdadera. Es de género hembra. Tiene efecto relajante. Es un éster, (olor delicado) muy apreciado y utilizado en cosmética. Necesita para crecer una altitud mínima de 800 metros, aunque la idónea es entre 800 y 1500 metros.

Propiedades: Este aceite esencial tiene fama de “panacea”. Es el aceite esencial por excelencia y no debe faltar en ningún botiquín. Posee un efecto neurodepresor, aumenta el período de sueño y reduce la actividad motora, por eso es muy útil en casos de insomnio. Es sedante, diurético, espasmolítico, carminativo, colagogo, hipotensor, antiséptico, antibacteriano y cicatrizante. Entre sus propiedades cosméticas, además de su olor a lavanda delicado, el aceite esencial de lavanda destaca por ser un gran regenerador de las células cutáneas. Imagina cómo regenerará tu piel, si es bueno curando quemaduras.

Lavanda Latifolia (espliego)

Nombre científico: Lavandula latifolia. Se la conoce como espliego. Es del género macho. Tiene efecto estimulante. Es un alcanfor, (olor intenso y penetrante), muy utilizado en aceites para masaje. Crece en zonas de clima mediterráneo y crece fácilmente en altitudes de entre 0 y 600 metros.

Propiedades: es un excelente antídoto en caso de picaduras de insectos (mosquitos, avispas, tábanos, etc.) funciona incluso con medusas. Es un anti-veneno natural muy potente. También es ideal para tratar quemaduras de todo tipo.

Lavandin (Lavándula hybrida)

Nombre científico: Lavandula hybrida. Es la más común de las tres. Esta lavanda es un hibrido entre la Lavanda angustifolia y la Lavanda latifolia. Crece en zonas de clima mediterráneo y crece fácilmente en altitudes de entre 0 y 800 metros.

Este híbrido se creó a través de la polinización de las abejas, y sólo se puede reproducir gracias a ellas, o en cultivos por esqueje, ya que es una planta estéril y no produce semillas. Crece de forma silvestre en lugares donde coinciden Lavándula angustifolia y Lavándula latifolia. (Lavanda y Espliego).
Esta variedad de lavanda, es más económica, ya que tiene un alto rendimiento, ¿qué quiere decir esto? Que con menos materia prima, se consigue más aceite esencial en el proceso de destilado.

Propiedades: En cuanto a sus propiedades químicas, comparte las de ambas plantas, pero es más alcanforada, como el espliego (macho), Lavanda latifolia.

Para aquéllas que tenéis en casa una alambique y os animáis a recolectar lavanda y hacer vuestro propio aceite esencial. Es muy importante destilar la flor antes de dos días (mejor uno) desde su recolección. Cuanto antes se destile una planta, después de su corte, mejor calidad de aceite se obtiene.

campo_de_violetas

 

 

Anuncios

One thought on “Aceite esencial de Lavanda (las tres lavandas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s